La gente dona porque lo necesita

  • 0

La gente dona porque lo necesita

Etiquetas :

Categorías : Blog

Los captadores de fondos reflexionamos con frecuencia sobre las verdaderas razones por las que las personas deciden donar a una ONG. Podríamos afirmar que existen tantas motivaciones como donantes. Si bien dominar las técnicas de captación de fondos resulta obligado -qué duda cabe-, averiguar por qué dona una persona lo es aún más.

The generosity network

Acabo de empezar a leer un libro que promete: The Generosity Network. New transformational tools for successful fund-raising. En las primeras páginas los autores reflexionan acerca de cómo los seres humanos nos encontramos en una búsqueda de significado a nuestras vidas y cómo la donación a causas humanitarias satisface ese anhelo. La obra sostiene que muchas personas sienten la necesidad de dejar una huella con su vida y con sus contribuciones económicas y esa es la razón por la que la filantropía nace de una necesidad humana profunda, incluso aunque el donante no sea consciente de ello. Al leer este argumento no pude por menos que anotar en el margen: “La gente dona porque lo necesita”.

Es posible que la mía se trate de una conclusión un tanto categórica y desmedida. No lo niego. Pero considero que se acerca a la verdad más de lo que pensamos.

Es más, incluso en el caso de que el donante no busque en realidad encontrar un sentido a su existencia a través de las donaciones, sus contribuciones se producirán casi siempre como respuesta a otras necesidades psicológicas: sentirse bien, atender un imperativo moral o religioso, mejorar la imagen de sí mismo, seguir una tendencia, obtener prestigio y reconocimiento, etc.

Por ello, es cada vez más importante explicar a nuestros donantes cuál ha sido el impacto de sus aportaciones, ya sea en la vida de otras personas, en la protección del medio ambiente, en la investigación científica o en la preservación de especies animales. Los donantes necesitan disponer de una retroalimentación (erradiquemos el término feedback, por favor) que les muestre lo que su contribución ha logrado cambiar.

Todos anhelamos que nuestro paso por esta vida no resulte baldío e infructuoso, sino que, cuando nos llegue la hora de bajar el telón de nuestra existencia, podamos sentir que hemos contribuido a dejar el mundo mejor de como lo hemos encontrado. Que nuestra vida ha servido para algo. Que nuestro paso ha dejado huella.

Nuestros donantes no son diferentes a nosotros. Perciben esa necesidad de marcar una diferencia con sus vidas. Donan porque lo necesitan. Están deseando sentir que, a través de su contribución, cambian las cosas.

Y después de comprender este hecho de forma cabal, ¿estamos por fin dispuestos los captadores de fondos a cambiar la forma de comunicarnos e interactuar con nuestros donantes? Dicho de otra forma: ¿vamos a ponernos las pilas de una vez para ayudar a nuestros donantes a cumplir sus sueños?


Deja una respuesta