Los 5 requisitos de una solicitud de donación

Toda solicitud de donación debe reunir cinco requisitos para tener éxito. Se resumen en el acrónimo N.U.R.I.A. (Necesidad, Urgencia, Resolución, Identificación y Acción):

Necesidad

Nadie va a donar si no percibe que hay una necesidad. El fundraising siempre ha seguido un mismo proceso: la gente detecta que hay una necesidad, hace donaciones para solucionarla y se siente bien por ello. En Estados Unidos fue así desde el principio: cuando llegaron los primeros colonos europeos allí no había escuelas, ni hospitales, ni iglesias. Tampoco había gobiernos con presupuestos públicos para financiar las necesidades de la población. Por ello, cuando los ciudadanos se encontraban con una necesidad, procedían a recaudar fondos para solucionarla. solicitud de donaciónEl fundraising siempre ha funcionado así y siempre funcionará así: solo cuando las personas perciben que hay una necesidad o un problema es cuando pueden tomar la decisión de donar. Por ello, lo primero que debes hacer cuando prepares o redactes una solicitud de donación es asegurarte de que presentas una necesidad clara y real.

Urgencia

El potencial donante debe percibir que la ayuda se necesita ahora y no puede esperar. Si al recibir tu mensaje no le queda claro que la colaboración debe prestarse de forma inmediata, lo más probable es que tu petición caiga en el olvido. Para acentuar la urgencia de donar, conviene hacer ver al potencial donante qué ocurriría si no actuamos ya. Además, cuando redactes tu solicitud de donación, procura que el texto incorpore la palabra que mejor refuerza esa necesidad imperiosa de no dejar la donación para mañana: AHORA. “Actúa ahora”, “dona ahora”, “haz tu aportación ahora”. También sirven vocablos o expresiones como “ya”, “de inmediato”, “urgentemente”, etc.

Resolución

El donante debe creer que la necesidad planteada es resoluble, que su donación puede contribuir a paliarla. Si el donante percibe que un problema tiene un calibre colosal y desmesurado, es muy probable que considere que su donación apenas producirá un cambio significativo y, por lo tanto, se abstendrá de hacer una contribución económica. Por ejemplo, el objetivo de proporcionar vacunas a dos millones de niños puede parecer una aspiración desmedida para la modesta aportación de un pequeño o mediano donante. Pero si a ese mismo donante le indicas que por cada 3 euros que aporte se podrá vacunar contra el sarampión y el tétanos a 6 niños, sí tendrá la sensación de que su aportación, por reducida que pueda ser, producirá un impacto real en la vida de esos pequeños.

Identificación

Es fundamental que el donante logre identificarse con la vida y las circunstancias personales de los beneficiarios de su ayuda. Nadie dona para atender una necesidad planteada “en abstracto” y después de haberlo sometido con detenimiento al análisis más sesudo y reflexivo; todos donamos porque nuestro corazón nos ha impulsado a hacerlo. Por eso, el uso de historias personales va a resultar de extraordinaria utilidad en la solicitud de donación. Las historias personales son un magnífico instrumento para que el potencial donante ponga rostro a la necesidad, empatice con otro ser humano en dificultades y se forme una percepción más cabal de lo que su contribución puede significar.

Acción

Tu solicitud ya lo tiene casi todo. Solo falta una cosa: pedir al potencial donante que pase a la acción y done. Otra de las verdades clásicas del fundraising es que la gente no suele donar si nadie se lo pide. Se puede y se debe pedir en distintos momentos de un mensaje, ya que la gente cuenta con tiempo y paciencia limitados, por lo que tiende a leer “en diagonal”. Facilítale al máximo el proceso de la donación: si envías una carta, indica números de teléfono y horarios en los que pueden contactar o incorpora un sencillo formulario para devolver en un sobre con franqueo en destino. Si es un formulario electrónico, intenta que toda la información solicitada se pueda aportar en un solo paso, en lugar de transitar por varias páginas. Por último, trata de solicitar el menor número de datos posible. 

Tu objetivo es que donar sea una experiencia agradable y positiva para el donante, que este sienta que se incorpora a un gran equipo de personas unidas por un sueño, que su aportación tendrá un impacto real en la vida de otros seres humanos y que el mundo será un lugar mejor gracias a su contribución.

[Fragmento tomado de “El libro rojo del fundraising“, escrito por David Moreno Orduña. Cómpralo ya impreso en Bubok y digital en Amazon, El Corte Inglés, Casa del libro, Fnac y Google Play].

——————————

El contenido de este artículo puede ser utilizado en todo o en parte, con la condición de que se cite su procedencia.

Deja una respuesta