Memorias para ONG: haz que impacten

memorias para ONGMuchas ONG no saben elaborar memorias para ONG. Admiten que todos los años tienen que resumir en un documento las actividades desarrolladas en el ejercicio anterior, pero se limitan a exponer unos contenidos aburridos e insípidos que nadie lee, como si fuera el informe anual de una empresa. Todo lo contrario de lo que debería impregnar cualquier comunicación de una ONG: la pasión.

¿Para qué sirve una memoria anual? Para muchas organizaciones sólo vale para cumplir una obligación legal y, a lo sumo, para fanfarronear de transparencia. Pero una memoria anual ofrece muchas más posibilidades y oportunidades.

Vamos al grano: las memorias para ONG son instrumentos muy útiles para fidelizar a los donantes y captar nuevos.

 

UNA MEMORIA SIRVE PARA:

– Dar las GRACIAS

– Mostrar el IMPACTO de una organización.

SENSIBILIZAR sobre la causa.

FIDELIZAR a los diferentes públicos de la entidad.

– Conseguir más COLABORADORES: nuevos donantes, seguidores, voluntarios, etc.

 

¿EN QUÉ FALLAN LAS ACTUALES MEMORIAS PARA ONG?

1. Son muy extensas.

2. Resultan aburridas.

3. Hay mucho texto.

4. No hay suficientes espacios en blanco.

5. Las fotografías son de mala calidad.

6. No muestran el IMPACTO, la transformación real conseguida gracias a la entidad (que es mucho más que contar simplemente lo que se ha hecho).

7. No se pueden compartir por redes sociales o por correo electrónico.

8. No se adaptan a la lectura en dispositivos móviles (tabletas, teléfonos inteligentes, etc.).

9. No dan las gracias expresamente o de forma adecuada a los donantes, voluntarios, colaboradores, etc.

10. No cuentan historias personales.

11. Son endogámicas: están planteadas y escritas para ser leídas por el personal de la organización, pero no por los públicos externos.

12. No facilitan mecanismos sencillos de respuesta o de donación.

13. A veces se presentan en formatos o soportes incómodos.

14. Hay una carencia absoluta de pasión y emoción.

Y no sigo para no hacerte llorar.

La clave en las memorias para ONG es muy sencilla: PENSAR EN LOS OTROS, NO EN NOSOTROS.

Piensa en las personas a las que vas a enviar tu informe. ¿De verdad crees que se van a entusiasmar al ver el tocho que les has mandado? ¿Estás seguro de que las dos páginas con la carta de tu presidente invitarán a los lectores a dejar lo que estén haciendo en ese momento para atender a su contenido? ¿Aún sostienes que tus donantes llorarán de emoción cuando lean que vuestro equipo ha asistido a un congreso sobre fortalecimiento institucional?

 

LAS MEMORIAS PARA ONG DEBEN:

1.    Ser Breves. Textos cortos, predominio de la imagen sobre el texto, espacios en blanco, lenguaje directo, palabras sencillas y ausencia total de jerga y tecnicismos.

 2.    Contener historias. La transformación de una persona gracias al trabajo de tu organización resulta más elocuente que cualquier fría estadística. Las memorias para ONG deben siempre mostrar el impacto con historias personales que incluyan imágenes y vídeos, y que resulten breves, directas y emocionantes.

 3.    Estar bien diseñadas. Incluye las mínimas páginas imprescindibles, publica imágenes muy cuidadas y a gran tamaño, haz uso de recursos tipográficos variados, emplea infografías para presentar los datos, divide las secciones, incluye constantes llamadas a la acción.

 4.    Adaptarse a los nuevos tiempos. Haz memorias que se puedan leer fácilmente en un teléfono móvil o en una tableta, porque empiezan a ser los dispositivos más utilizados para informarse y conectarse. Echa un vistazo a la memoria de charity: water correspondiente a 2012: alucinante.

 

Por último, LAS MEMORIAS PARA ONG DEBEN ELABORARSE ATENDIENDO AL SIGUIENTE ORDEN:

1.    Define el objetivo de la memoria. ¿Tu objetivo es fidelizar a tus colaboradores actuales y conseguir nuevos colaboradores? Perfecto, adelante.

2.    Determina quiénes serán tus públicos prioritarios para lograr ese objetivo.

3.    Establece una estrategia para cada objetivo:

Si buscas fidelizar a tus donantes: da las gracias de forma sincera, muestra el impacto, reconoce colaboraciones destacadas, admite posibles mejoras (los donantes agradecen la honestidad), anuncia nuevos proyectos.

Si buscas nuevos donantes: facilita todo lo posible que la memoria se pueda compartir y que el lector pueda actuar (hacer una donación, apuntarse a la newsletter, seguirte en redes sociales, hacerse voluntario, etc.)

4.    Elabora los contenidos siguiendo las anteriores premisas.

5.    Difunde la memoria por tierra, mar y aire.

En definitiva, la mayoría de ONG deben replantearse muy seriamente la eficacia de sus memorias anuales, unos instrumentos de comunicación muy desaprovechados hasta ahora.

——————————

El contenido de este artículo puede ser utilizado en todo o en parte, con la condición de que se cite su procedencia.

Deja una respuesta