Voluntariado

Cómo crear un equipo de voluntarios que te ayuden a recaudar fondos

Seamos sinceros: solo un puñado de ONG disponen de presupuestos elevados para invertir en captación de fondos. La inmensa mayoría de fundaciones y asociaciones deben obtener sus recursos con presupuestos de fundraising muy reducidos o incluso sin presupuesto.

Siempre digo que tratar de captar fondos sin presupuesto es como tratar de volar agitando los brazos. Por mucho esfuerzo que hagas, la frustración y el desánimo están asegurados. Pero una cosa es la teoría para un mundo ideal y otra bien distinta la realidad. Y la realidad para miles de ONG es que no disponen de financiación suficiente para invertir en captación de fondos.

A fin de lograr los recursos que necesitan, muchas de estas entidades se apoyan en el voluntariado: personas generosas y comprometidas que ponen su tiempo libre, sus conocimientos y su talento al servicio de la misión en la que creen.

Una de las muchas maneras que los voluntarios tienen de colaborar con una ONG es la de apoyar los esfuerzos para recaudar fondos. Sin embargo, a pesar de su innegable interés y voluntad, los voluntarios no siempre disponen de la preparación adecuada para captar fondos. Sin duda, este aspecto puede influir en los resultados que se persiguen. En otras ocasiones, la organización descuida el trato hacia sus voluntarios, que terminan perdiendo la motivación por colaborar con la entidad.

Por todo ello, ¿cómo puede una ONG crear un equipo de voluntarios que contribuya de manera significativa al éxito en fundraising? ¿Cómo lograr que, aunque su labor no sea remunerada, el desempeño de los voluntarios sea similar al de los profesionales de la captación de fondos?

Para crear un equipo de voluntarios que te ayuden a recaudar fondos, estos son los ingredientes:

  • LIDERAZGO.

Para empezar, alguien en la ONG debe asumir el liderazgo y la coordinación del voluntariado. Esta persona puede ser un profesional de la organización o incluso otro voluntario con experiencia en captar fondos para la entidad. Pero, en todo caso, alguien de la organización debe responsabilizarse de la relación con los voluntarios de la ONG. 

Esta persona no solo ha de encargarse de las tareas más rutinarias o de gestión (selección, formación y convocatorias de voluntarios); su papel es también determinante para lograr que los voluntarios se sientan motivados, inspirados y apasionados por recaudar fondos para la organización.

  • BIENVENIDA.

En segundo lugar, igual que a los nuevos socios, a los voluntarios que se incorporan a la organización hay que darles la bienvenida. Se han unido a una familia, a una misión que busca logros transformadores. Para alcanzarlos, su disposición a colaborar debe ser expresamente agradecida y reconocida. Los voluntarios deben recibir con nitidez el mensaje de que su ayuda permitirá conseguir unos recursos que harán del mundo un lugar mejor.

La organización debe transmitirles que existen necesidades urgentes que ellos pueden contribuir a resolver con su colaboración para la recaudación de fondos. En todo caso, será conveniente que el coordinador de voluntariado valore tanto el interés como la capacidad de los voluntarios en relación con la captación de fondos. Habrá algunos de ellos que, por ejemplo, sientan pavor ante la sola idea de pedir dinero a alguien. A veces, ni la mejor bienvenida convence a quien experimenta escalofríos cuando piensa en solicitar dinero. En esos casos, mejor no forzar a nadie a desarrollar una labor en la que no se sentiría cómodo.

  • FORMACIÓN.

Un aspecto de vital importancia, sobre todo para tener éxito en la captación de fondos, consiste en que los voluntarios que realicen dicha actividad la hagan como si fueran profesionales. Para ello, deben recibir la formación adecuada si no contaran con ella. Esa formación debe estar relacionada tanto con las acciones concretas que se vayan a realizar para buscar recursos, como también con la propia misión y actividad de la organización. Difícilmente alguien puede estar motivado para recaudar fondos si ni siquiera conoce el trabajo y los logros de la entidad.

Es buena idea que estén suscritos a los boletines de la organización y que se les envíe la revista y la memoria anual. Si se organizan actividades de formación para los trabajadores de la entidad, conviene invitarles a participar, así como a otro tipo de eventos institucionales. El objetivo, reforzar su sentimiento de pertenencia y su conocimiento de la organización.

Con respecto a la formación sobre las acciones de captación de fondos (recaudación en eventos, petición con huchas, solicitud cara a cara, venta de productos de la ONG, etc.), los voluntarios deben ser formados sobre el proceso concreto: cómo iniciar las conversaciones con los potenciales donantes, cómo enfocar la solicitud, qué argumentos utilizar para animar al donante a colaborar y cuáles deben ser evitados, cómo responder ante posibles preguntas delicadas, cómo solicitar datos personales, cómo agradecer la colaboración y despedirse del donante, etc.

  • APOYO Y SEGUIMIENTO.

Es fundamental que los voluntarios se sientan apoyados y acompañados por la organización. Que no se encuentren solos o desamparados por la entidad. Para ello, las reuniones frecuentes, el envío de información compartida o la formación constante son factores a promover. Este apoyo continuo permite detectar posibles áreas de mejora, inquietudes o dudas, así como reforzar el sentido de equipo. Para ello, la figura del coordinador de voluntariado vuelve a ser fundamental. 

  • IMPACTO.

Cuando la actividad de recaudación ha terminado, la organización debe informar al equipo de voluntarios del impacto que se ha conseguido con ella. Como el objetivo era recaudar fondos, la entidad ha de comunicarles cuánto se ha recaudado y a qué equivale esa recaudación. Por ejemplo, "con los 4.500 € recaudados gracias a este evento se podrán adquirir materiales educativos para que 200 niños en situación de vulnerabilidad prosigan sus estudios y recuperen su futuro".

De esta manera, los voluntarios podrán percibir mejor el impacto que ha tenido su colaboración, lo que resulta esencial para mantener elevadas su motivación y su voluntad para seguir colaborando.

  • AGRADECIMIENTO.

Por último, y en absoluto menos importante, a los voluntarios hay que darles las gracias por su apoyo a la estrategia de recaudación de fondos. Esta es una actividad difícil, no siempre bien valorada, y por ello se hace más necesaria la gratitud. Además, un voluntario no solo colabora por conciencia social o puro sentido del deber; también busca en muchos casos, aunque sea de manera inconsciente, sentirse bien consigo mismo. La gratitud ayuda a considerarse parte importante de un proyecto que merece la pena. No perdamos nunca la ocasión de dar las gracias a quienes, con su esfuerzo y su talento, hacen posible que nuestras organizaciones avancen en su misión.


En CaptarFondos.com formamos a organizaciones y a sus voluntarios para crear equipos de alto rendimiento en captación de fondos.

Pídenos una propuesta formativa sin compromiso.

Compártelo:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

¡Y síguenos!:
twitterlinkedinyoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *